viernes, 12 de diciembre de 2014

Cancerberos del despojo

Argentina no arregla con los holdouts. El Elegido es Scioli sin decirlo. La intervención de Clarín.

Cancerberos del despojoescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital
En su misericordia innecesaria, para Francisco “Argentina tiene que llegar al término del mandato en paz”. Pero ningún ser demoníaco ni perverso se dispone a clausurarlo.
Sucede lo contrario. Sin mandato, con alteraciones cosméticas, La Doctora se propone prolongar el dominio. La influencia.
Se resignó a aceptar, según nuestras fuentes, que el candidato para sucederla sea Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol. El Elegido.
A su pesar, La Doctora planifica calzarle, en defensa propia, la banda. Ante el aplauso emotivo de los cancerberos del despojo, también preparados para la continuidad.
Bonzos que se esmeran en protegerla, ante la ofensiva mediática y judicial. Derivaciones de la pasión recaudatoria del extinto. De la autoritaria conducción que inducía, a la abogada exitosa, a suscribir los papeles misteriosos.
“Esto es ganancial, firmá aquí”, le decía, en 2006, cuando El Furia era el presidente y ella se jactaba en la parsimonia del senado.
Pero La Doctora, según nuestras fuentes, no va a explicitar aún el apoyo al indeseable Scioli.
El objetivo es asegurarse la centralidad durante seis meses y mantener la iniciativa. Evitar que el poder se desplace, con prematura celeridad, hacia Villa La Ñata, la residencia del Aire y del Sol.
Cancerberos del despojoEs la Santa Marta personal con que Scioli suple aquella casona del Abasto. Se amontonan, en las paredes, las imágenes multiplicadas hasta el techo. Testimonios gráficos del pasado glorioso del motonauta. Los acaba de concentrar en el libro autobiográfico que expone su ideología vital. Sin palabras. Basta con las fotografías.
La idea fue desplazada por la imagen. Más grave aún: la idea es la imagen. Benedetti escribía: “eres mejor que todas tus imágenes”.

“Efecto Brito”

La Argentina irresponsable no va a acordar nada con los holdouts. Es la antesala de la franela del verano. Emerge la estrategia del pedal. La frivolidad que complementa la mala praxis.
No existe la menor intención de poner una moneda. Ni de derogar ni corregir ninguna ley demencial, como la inutilidad del “pago soberano”.
Entre enero y marzo del electoral 2015 se pondrá en práctica, según nuestras fuentes, otra instancia de dilatación, como la emprendida durante dos años. Fue clausurada por la Suprema Corte de los Estados Unidos, que no se conmovió con la densidad de los pesares nacionales.
El Buitrero es apenas un cretino materialista sin escrúpulos. Lo moviliza la épica sensible de los dividendos.
Se imponen las próximas ceremonias de pedaleo. Idas y venidas de funcionarios, de la magnitud académica de Axel Kicillof, que aprende con la pasantía de ministro de Economía.
Con empresarios de buena voluntad que pugnan por hacer la mejor letra, aunque esquivan el rigor del “efecto Brito”. Que La Doctora los desautorice en la plena negociación que les encarga. Comprar la sentencia de almaceneros y dejarlos colgados de la ventana del estudio Pollack.
Cancerberos del despojoTrascienden, aparte, las conversaciones con banqueros imaginativos que se resisten a distraer algún moroso fin de semana en Punta del Este. Sin voluntad de participar de las discusiones relativas a la conveniencia de que algún Fondo, buitre pero decente, se interese en adquirir la sentencia (de almacenero) para acceder a la gratitud de la filantropía.
Por instrucciones de La Doctora, Argentina no va a pagar más de lo que se le pagó oportunamente a los bonistas que entraron en la heroica reestructuración de deuda. Encarada por el estadista trunco que no dejó las convicciones en la puerta de la Casa Rosada. Fue peor. Se metió con las convicciones adentro. Contenían el atributo reprobable de imponer los mecanismos recaudatorios que hoy atormentan, hostigan y colman de stress a La Doctora.
Para evitar la guadaña exhibicionista que cae sobre la cabeza de ella y del hijo que desprotegieron, La Doctora apela al copamiento patriótico del poder judicial. A través de fiscales y jueces que deben destacarse por las aptitudes eternas para ser cancerberos del despojo. Cuestión de hundir, en el barro de los fueros, a los juristas conspiradores, los que osaron meterse con la hotelería reparadora y revolucionaria de La Doctora.
O con las inversiones multiplicadas del empresario exitoso. Un dependiente como Lázaro, El Resucitado. Protagonista involuntario de “la etapa lazarista del cristinismo” (cliquear). Humillación que debe tener su final feliz.

Desacatados y desesperados

El default llegó para quedarse. Como el desacato. Debiera tergiversarse mejor la historia. Presentarla como dos honores. El privilegio de ser quebrados y desacatados por el imperio de los torturadores brutales que desacataron a la humanidad. En Abu Graib o en Guantánamo.
Lo que se profundiza, según nuestras fuentes, es el antiimperialismo preventivo. Posicionamiento redituable. “Garpa”.
Es también la antesala de la radicalización de las imposturas. Decisiones desesperadas que preocupan, con fundamentos básicos, a las autoridades del Grupo Clarín, el ex aliado que aún sobrevive.
Aguardan, en cualquier momento, mientras pasan innumerables papeles por la máquina trozadora, la guadaña de la intervención.
Cancerberos del despojoLo sospecha el consternado Flaco Rendo. Lo saben los parientes Casey y Magnetto. Al cristinismo le queda solo un año entero para pulverizarlos.
La Doctora aquí se inspira, según nuestras fuentes, en los recursos del ecuatoriano Rafael Correa. Es el que supo destruir el periodismo crítico.
Hoy la agenda de los medios críticos es infinitamente más desafiante y comprometida que la agenda de los opositores reales. Los opositores tibios se encuentran envueltos con el cuento de la moderación. Son estructuralmente moderados porque no tienen otra alternativa. No se atreven a ofrecerle a la sociedad la mercadería que reclama. “La ruptura tan temida”, cliquear.
Con el lustro de la complacencia inicial, entre 2003 y 2008, el Grupo Clarín colaboró sustancialmente para que Néstor Kirchner, El Furia, impusiera la precipitada hegemonía que hoy se paga.
Al trascender el espesor de estas líneas, deberían planificar una guardia permanente. Un estado de asamblea virtual. Con notables dispuestos a turnarse durante el día y la noche. Aunque se trate de enero.

Última recuperación

Pese al estancamiento, a la falta absoluta de credibilidad, con una economía demencial y sin dólares a la vista, ya sin la menor perspectiva de crear puestos de trabajo, y acosado por la justicia, el gobierno legitima otra vez, en el país patológico, la vieja tesis del portal. “Debe interpretarse el cristinismo a través de sus recuperaciones. De sus caídas”.
De pronto, en plena estanflación (inflación + recesión) que se niega, sienten, desde la lona, que se recuperan.
Lo perciben en el temor repentino del adversario. Los empiezan a tratar como un producto aún competitivo.
Planchan el dólar después de secar la plaza. Seguros que no van a registrarse los saqueos en los supermercados que anunciaban los catastrofistas. Ni los graves cortes de luz. Atributos del país congelado, que marcha a un cuarto de máquina.
Cancerberos del despojoEn la última recuperación se jactan, incluso, de no reducir, en lo más mínimo, el gasto público. Fantasía que reclaman“los papagayos del neoliberalismo” (cliquear).
La Doctora va a claudicar como su irritante colega Dilma, que concede hasta rendirse. Para designar como ministro de economía a Levy. Un neoliberal de los peores.
Pero por suerte Dilma aprendió la gran lección del kirchnerismo. Instaura la Comisión de la Memoria. Compensación de caramelos de madera para los sensibles de la izquierda.
Dilma aprende de Los Kirchner que “remover los odios del pasado es también un negocio político”. Contiene a los sectores esclarecidos que retroceden en la economía, pero se aferran al esquema progresista. Como en la Argentina, donde los sectores culposos de la progresía se aferran al cristinismo. Se incorporan, a veces sin llevarse una moneda, a la colectiva negación. Para convertirse también en cancerberos del despojo.

Caravana de réprobos

Si la economía colapsa, le estallará, en todo caso, al sucesor. Sea Macri, el adversario. O Massa, el enemigo.
Pero si después del verano se percibe que en la primera vuelta gana el indeseable Scioli, tal vez se cambie de idea. Y comiencen a negociar de verdad con los holdouts. Para gobernar los mismos, algo más tranquilos.
Ya está decidido. Scioli es el mascarón. Cabeza de la caravana de réprobos.
Sin embargo, por ahora, Scioli debe pasar por “las puertas del purgatorio”. Como las llamaba el poeta Conrado Nalé Roxlo.
Cancerberos del despojoPara la cotidianeidad del verdugueo, se alinean los alfiles del ajedrez. Cancerberos del despojo que responden a la Reina. Los rivales de “la sexta”. Florencio Randazzo y Domínguez, El Lindo Julián.
O un peón insistente como Urribarri, o Rossi. O el propio Taiana, ex Canciller Inadvertido, que debería lanzarse a competir por la jefatura del Artificio Autónomo. Contra el cancerbero camporista Cabandié. O contra Víctor Ramos, el hijo del gran Abelardo, el anticamporista visceral que los incomoda con los villeros de Barracas o de Retiro. Los que Teresa Parodi prefiere ni ver.
Son pobres que espantan. Crédulos que apostaron por el cuento que les narró La Doctora.
El cuentito infantil de la inclusión social. Con escenas de la Revolución Imaginaria.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:15 | Categories:

Guerra de Religión en Santa Fe

Relevamiento Federal, Santa Fe: Para frenar al PRO, socialistas y radicales necesitan que el peronismo se fortalezca.

Guerra de Religión en Santa Feescribe Bernardo Maldonado-Kohen
sobre informe de Consultora Oximoron,
especial para JorgeAsísDigital

Introducción
Ahora PRO quiere triunfar

El 24 de julio de 2011, después del extraño corte de luz, y gracias a los votos de Miguel Lifschitz que llegaron a última hora de Rosario, el Frente Progresista (alianza de socialistas y radicales) pudo retener la gobernación de Santa Fe.
El socialista Antonio Bonfatti emergía triunfante por los votos que le aportaba el camarada Lifschitz. El que Hermes Binner había postergado.
Por 60 mil votos de diferencia, Miguel Del Sel, el comediante improvisado como político, no se calzó la banda.
La precipitación de los gerentes de PRO, por reconocer el triunfo de Bonfatti, fue memorable. Ocurría que el comediante había sido contratado para hacer un buen papel. Decoroso. De ningún modo para ganar.
“Si se ganaba, era un problema”, acepta la Garganta. “¿Cómo gobernábamos? ¿Con quién?”.
Distinto fue el abordaje al respecto de Osvaldo Salomón, ex intendente de Chabas, compañero de fórmula de Del Sel.
Guerra de Religión en Santa FeSostuvo Salomón, algo enojado, que Del Sel había ganado. Que cuatro años atrás el PRO prefirió no ganar.
En 2015 -según el presente Informe Oximoron- se registra otro cuadro. El PRO ahora quiere triunfar.
Para evitar que triunfe Del Sel, el Frente Progresista no necesita ningún corte.
Necesita que el peronismo, de una vez por todas, genere una fuerza electoralmente presentable.
Osiris Alonso D’Amomio
Director Consultora Oximoron
——————————————————————————————————————————–

Santa Fe/ Rosario (especial)

Guerra de Religión en Santa FeLos católicos carismáticos del PRO, con las estampitas de Mauricio Macri y de Del Sel, se proponen desplazar del gobierno a los socialistas mormones, asociados aquí a los radicales agnósticos.
Para evitarlo, el UNEN de anticipación pugna por el fortalecimiento rápido de los hugonotes desmembrados del peronismo. Cuentan, incluso, con un candidato presidencial de Santa Fe. Aunque cuesta tomarlo en serio. Agustín Rossi.
Para colmo, hasta el cierre del informe, los heréticos de la Franja de Massa amagan. Intentan. Pero aún no consiguen instalarse con alguna fuerza.
El contexto de la lucha religiosa por el poder es de una violencia conmovedora. Por la vigencia unánime del demonio superior. El satanismo que se impone. El narcotráfico impregnó de “cocinas” los territorios más ricos del país. Con enfrentamientos rutinarios, signados por la macabra contabilidad de muertos.
Errores puntuales. Dedos pegoteados. Pero no se le puede endilgar a los mormones del socialismo la responsabilidad porque se le abrió el paso al demonio. Al margen de la penetración demoníaca entre las fuerzas que deben encargarse de combatirlo.
Lo cierto es que el demonio narco les estalló a los socialistas que venían desprevenidos por preceptos ideológicos. Complejos perniciosos con respecto a la represión. Derivaciones de la tesis románticamente falsa de creer que la seguridad es una cuestión de derecha.Guerra de Religión en Santa Fe Que agita y utiliza la derecha. Pobres.

¿Fin de ciclo?

Evitar el “fin de ciclo socialista”. Es la consigna que reproduce, a nivel provincial, el “final de ciclo cristinista”, a nivel nacional.
¿Y si lo del final es un cuento? ¿Y si los socialistas, como los cristinistas, están más cerca de quedarse que de irse?
Por lo tanto, para permanecer, aquí debe dividirse el extendido voto opositor, que hoy mayoritariamente marcha al macricaputismo.
Es -el macricaputismo- el fenómeno urbano, estructuralmente porteño. Se expande con vigor en Santa Fe, y sobre todo en Córdoba (provincia que aguarda turno para el relevamiento).

Los Migueles

Guerra de Religión en Santa FeAl cierre del despacho, dos “migueles” son los aventajados para suceder al Pelado Bonfatti.
Miguel Del Sel evoluciona merced a la inagotable capacidad de trabajo que complementa su carisma de comediante.
Y el postergado Miguel Lifschitz, ex intendente de Rosario. Mormón que construye pragmáticamente, a través de una autonomía de consciencia que incomoda.
Del Sel es del Norte, y es muy popular también en el Sur. Más por efecto de la televisión que de la geografía.
Lifschitz está fuertemente consolidado en el Sur, pero tiene que esmerarse para que lo reconozcan entre los desconfiados del Norte.
Provincia bifrontal, con cierta tendencia hacia la esquizofrenia territorial, como Río Negro (aguarda también su turno). Con perfiles diferenciados que deben conocerse para interpretar mejor el conjunto.
Entonces es indispensable que se recomponga el peronismo. Los hugonotes se encuentran alejados del poder provincial desde que el extinto gobernador Obeid, en una sobreactuación democrática, acabó con la Ley de Lemas. Instrumento sumatorio que le permitía, a los hugonotes del peronismo, mantener el gobierno, a pesar de su pavorosa declinación.
Guerra de Religión en Santa FeLa última estrella del peronismo fue Carlos Reutemann, hoy un Planta Permanente, becado en la placidez morosa del senado de la nación.
Sin embargo, la figura política más atractiva que queda en pie es la señora María Eugenia Bielsa. Trátase del cuadro más sensato entre la dinastía de Los Bielsa. Pero lo poco que queda de aparato no termina de resistirla. Para colmo, en el escenario nacional, La Bielsa apoya al venerable minoritario Domínguez, El Lindo Julián. Es el último producto para consumo interno de Pepe Albistur, que ideológicamente orienta el nuncio Eduardo Valdés.

Corral y Angelini

En Santa Fe también se reproduce la resistida cuestión del trasvasamiento generacional. Los muchachos de 30 y de 40 se llevan puesto, paulatinamente y desde abajo, a los dirigentes bien conservados de 60 y de 70.
En el Norte -para Oximoron- quien construye futuro (no sólo personal) es José Manuel Corral. Radical de 44 años, intendente de Santa Fe, absolutamente desconocido en el plano nacional.
En el Sur, en cambio, quien construye futuro es Federico Angelini. Tiene 37 años y adhiere al PRO.
Guerra de Religión en Santa FeDespués de Binner y Bonfatti, dos mormones socialistas, los radicales suponen que irrumpe la hora del agnosticismo.
Entonces Corral insiste con la candidatura a gobernador de Mario Barletta, de 61. Lo envían al frente para disputar la interna contra Lifschitz, de 59.
Compulsa, en todo caso, de ex intendentes simbólicos. Otra vez es Santa Fe contra Rosario. Para la evaluación, aquí gana Rosario. O sea Lifschitz.
Trasciende, aparte, que con reconocida astucia Lifschitz se arriesga a una jugada que puede considerarse brillante. Tienta como vicegobernador, según las fuentes, a Fabián Palo Oliver.
Es -Palo Oliver- el intendente radical de Santo Tomé. Un progresista de buena verba que no vacila en definirlo a Barletta como un cuadro de “la derecha”. Una recreación de Alvear o de Balbín, mientras el Palo se reserva, para sí mismo, la continuidad de la línea supuesta, que se extiende desde Alem hasta Irigoyen o Alfonsín.
La jugada de Lifschitz es replicada, según nuestras fuentes, por otro ofrecimiento entrecruzado de Barletta. Para que lo acompañe el socialista Giustiniani, el adversario interno de Binner.
De nuevo, en la citada interna va a imponerse el socialismo. Aunque los radicales se aseguran nunca menos de tres ministerios.

Final con la miniserie

Para concluir, de los tres protagonistas de la miniserie -Daniel, Mauricio y Sergio (cliquear)- quien está peor en Santa Fe es Scioli.
El Líder de la Línea Aire y Sol ni siquiera encuentra a quien apoyar en Santa Fe. Intentó contratar, incluso, a otro humorista, el Pachu, pero tampoco tuvo suerte. Para colmo, quien mejor hace peronismo aquí es Del Sel, desde Mauricio, o sea del PRO. El católico carismático entra en cualquier villa y camina por los pueblos. Entre las caminatas es seguido por los chicos, las viejas, los ciudadanos, como si fuera el guía salvador. Un Sai Baba. Y quien está tentado de seguirlo también a Del Sel, para pesar de Sergio, es el propio Reutemann. Planta Permanente lo admira, aunque expresa que apuesta por la unión del peronismo.
Guerra de Religión en Santa FeConsciente de su debilidad provincial, Sergio intenta. Envía mensajes simultáneos. En su nombre recorre la provincia Martínez, El Cachi, pero por las dudas, como no termina de conformarlo pone en baño maría también a Eduardo Buzzi. Es el animador de aquella mesa de enlace agropecuaria, que en 2008 hacía suspirar a las estancieras.
De los tres, quien mejor está posicionado es Mauricio. Tiene tanta confianza que inaugura la sucursal Santa Fe de la Fundación Pensar. El tanque de ideas para el Arcángel Miguel, que tendrá al frente al “Juanchi” Mercier. Es el ex ministro de economía de Reutemann, el boceto de estadista desperdiciado que dejó pasar dos veces, por su estación, el tren de la oportunidad.
Bernardo Maldonado-Kohen
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:15 | Categories:

Pasiones arrebatadas de Santiago

Relevamiento Federal, Santiago del Estero: Cuando lo privado determina lo público.

Pasiones arrebatadas de Santiagosobre informe de Consultora Oximoron,
Redacción final Carolina Mantegari
especial para JorgeAsísDigital

Introducción
La perversidad de la indiscreción

Comparado con Santiago del Estero, Macondo presenta el escenario de un cuento naturalista. Una mera estampa de almanaque.
Aquí lo privado suele fundirse con lo público. Lo determina. Lo legitima. Lo explica.
Las situaciones personales de los protagonistas arrastran una carga rica en historias. Diseñan una sociedad plagada de secretos.
“El que quiera conocer que viva un tiempo en Santiago”, confirma la chacarera. Secretos que se ventilan con la perversidad de la indiscreción. Se agigantan. Se transforman.
“Todo se sabe en Santiago”, confirma la Garganta. Pero cuando se lo imagina es peor. Aunque casi nada trascienda hacia los medios masivos de comunicación. Los que se encuentran estrictamente controlados por el poder de turno.
Región caracterizada -consigna Oximoron- por los arrebatos pasionales. Los entrecruzamientos y las traiciones. Los castigos y las humillaciones. Desfilan feroces enemistades de poder, odios históricos como los de Juárez e Iturre, hasta los conflictos admirables entre mujeres honestas, que disputan por el amor de un cura culposo, pero ardiente.
Osiris Alonso D’Amomio
Director Consultora Oximoron
——————————————————————————————————————————–
Gerardo Zamora, El Neo Juárez, Radical Kash, mendocino, es la figura estelar de la provincia.
Segundo en el escalafón presidencial, después de Amado Boudou, El Descuidista.
Es Presidente Provisional del Senado. Función que -según nuestras fuentes- le disgusta.
El Neo Juárez siente que La Doctora, con semejante distinción, lejos de favorecerlo, lo perjudicó. Porque llegó repudiado por los radicales y resistido por los peronistas.
Pasiones arrebatadas de SantiagoLa Doctora lo usó a Zamora para exhibir la demostración olímpica de su poder de dedo. Aunque, a Zamora, le arruinó la vida.
Hoy comienza a diluirse, paulatinamente, la construcción del poder armado en el pasional Santiago del Estero. Mientras tanto, paradójicamente, crece la influencia de la señora Claudia Ledesma Abdala. Es la actual Gobernadora. Su esposa. Ninguna tonta.
Aquí Zamora reitera la peripecia literaria del gobernador Arredondo, el protagonista de “Hombre de Gris”. Destrabó una situación tensa con la elección de su esposa. Postergó ambiciones de profesionales.
Es lo que oportunamente también hizo su verdadero maestro y antecesor. El extinto caudillo peronista Carlos Juárez, modelo inspirador.
Juárez convirtió en gobernadora a la legendaria señora Nina. La viuda de Juárez. La dama digna que toma a diario su café, elegante y altanera, con agua mineral, mientras se instala en la incomodidad de los recuerdos. En un hotel que ya no es el Caesar Park. Su chofer la deja y pasa a buscarla. A veces la espera durante horas.
En la ceremonia del café de Nina siempre puede desfilar la historia más cautivante de Santiago.

Sin control

Claudia, 40 años, alta, escribana, carismática e imponente.
Se equivocaron los que pensaban que Claudia iba a ser la gobernadora de adorno. Manejada por Zamora a control remoto. O por mensaje de texto, desde Buenos Aires. Ciudad donde su marido quiere estar el menor tiempo posible.
Don Gerardo prefiere permanecer en Santiago. Es donde quiso aferrarse a perpetuidad. Hasta que la Suprema Corte lo obturó.
Necesitaba asegurarse el control de diversos compromisos. Derivaciones del manejo complejo de las obras públicas, aquí extraordinariamente multiplicadas. Obras que transformaron la urbanidad de la ciudad.
Hoy Santiago cuenta con “torres gemelas”, intensas y visibles como las desigualdades. Abundan las obras de la empresa Panedile, que ya vienen abrochadas, enlatadas desde Buenos Aires por don Julio. Y las obras menores de alguna empresa local (solo ampliaremos si viene al caso).
Pasiones arrebatadas de SantiagoO prefiere quedarse para controlar los mejor manejados compromisos del juego. Los orienta el difícil banquero del lugar. El padre temperamental y el hijo rápido, simpáticos dueños también del canal de televisión. Socios -en simultáneo- de Zamora, en la propiedad (y en los contenidos) del diario principal.
Los Ick se las ingeniaron para conciliar una fórmula sutilmente redituable. Zamoristas en la provincia, pero críticos del kirchnerismo en el ámbito nacional. Dualidad que condenan los fundamentalistas del cristinismo.
Mientras tanto los ministros, según nuestras fuentes, se habitúan al desconcierto. La obediencia y la lealtad tienen que ver más con la intuición y el olfato.
Si se muestran demasiado zamoristas, es probable que se ganen la desconfianza de “La Turca”. Así llaman a la Gobernadora.
Si se muestran demasiado obedientes con la Gobernadora, se arriesgan a que Zamora se enoje, y directamente los aparte.
Claudia viene de una familia política. Mantiene a su padre clavado en el ministerio de Desarrollo Social.
Algunas acciones privadas que trascienden de La Turca sólo pueden interpretarse a partir de los datos de su historia personal.
Si alguna cuñada maltratada, sin ir más lejos, atraviesa la instancia del mal abandono, ella exhibe alguna solidaridad que fastidia.
Ocurre que La Turca, según nuestras fuentes, fue también una mujer golpeada. Maltratada. El informe consigna dramatismos que esta crónica omite.
Trasciende que aquel maltratador hoy no pasa en la provincia por un período auspicioso. Tampoco la pasa bien la madre del golpeador. Cuentan que la hizo citar, por un juicio, a las tres de la madrugada.

Desde La Banda

“La Turca, a Zamora, se la mandó Chabay”, confirma la Garganta.
Es Chabay Ruiz, el intendente radical de La Banda. Representante de Sergio Massa en la tierra (de Santiago).
Extinguido Zavalía, emerge Chabay como el adversario fundamental de Zamora.
Pasiones arrebatadas de SantiagoDespués que Zamora fue electo gobernador, según el mito Chabay le envió a su funcionaria, Claudia, que estaba demasiado vinculada al ámbito de sus afectos. La envió con cierto encargo. Con una misión (aquí las fuentes se entrecruzan, con agregados de fantasía).
Justamente cuentan que Zamora venía en baja. Deprimido. Salía espiritualmente mal de la separación con una de las damas más bellas de la comarca.
Para la interpretación política, en la tierra de las pasiones arrebatadas, sólo debe confirmarse que Claudia y Zamora iban a enredarse. A casarse. Pronto.
Claro que ambos, en adelante, como consecuencia del cuento circular, pugnarían por la natural destrucción de Chabay.
Tal como en “El juguete rabioso”, la contundente novela de Roberto Arlt, le dijeron a Erdossain:
“Te odio por lo que sabés de mí”.
Pese al entusiasmo de algún encuestador zamorista, en la última elección, Chabay renovó ampliamente el poder en La Banda. Y se perfila para sucederla a Claudia.
Aquí aun faltan tres años para renovar. No hay motivos para precipitarse. Chabay está con Massa, y el claudia-zamorismo va a apoyar a quien proclame La Doctora. No se van a apurar en apoyarlo a Scioli como Alperovich, el vecino de Tucumán, que se apresuró en organizar un acto para Scioli y desde Buenos Aires lo masacraron.
Lo que sí es que ahora le cuelgan, a Chabay, las demandas más insólitas. Exploran en su aspecto más vulnerable. Cierta insaciabilidad pasional.
La última denuncia alude a su condición de acosador con suerte. De acosador que logra el objetivo con la víctima, en la relativa intimidad del despacho. Con la también relativa, y casi discutible aceptación de la acosada. La que después lo denuncia.
“Pero quién puede creerse una violación en ese despacho”, confirma la Garganta. “Si se cae una aguja y las secretarias escuchan”.
Pero el tema diseñado del ultraje adquiere aquí un tenor más político que judicial. Sobre todo desde cuando, de la mano de Chabay, aterriza La Franja de Massa en Santiago.
Justo cuando comienzan a estabilizarse -como consigna Oximoron- otros referentes que se proponen crecer, desde la resistencia.
Pasiones arrebatadas de SantiagoEl postergado radical Emilio Rached, ex vicegobernador, desde Pinto. U otro paisano, Salim, desde Frías. O la diputada peronista Ada Iturrez de Cappellini, de Ojo de Agua.

Otras pasiones

En el Café La Roca, o en la salida hacia La Banda, en el Coffee 24, tienta más intentar la literatura erótica que definir una crónica.
Probablemente cuando se ventila la pasión de una ex mujer fuerte, que induce a un sacerdote, bastante codiciado, hacia la crisis vocacional de fe. Y a la decisión lícita de convertirse, ante la comprensión paternal de Francisco, en un ponedor civil y normal. De los que abundan en Santiago. Aquí surge como antecedente el otro secreto. El secreto del cura negro, de origen africano, que influyó en la pigmentación de la descendencia de varias damas intachables de la comarca. No ampliaremos.
O inspira la literatura esotérica cuando se ventila la planificación exitosa del “Pai” brasilero, al que recurrió supuestamente cierto poderoso para destruir al enemigo, que requirió la protección del “Pai” contrario.
Para una guerra de sombras que estalla en el medio de la luz, con velas negras a la hora de la siesta y con animales sacrificados de sangre goteante.
O inspira la literatura de Fray Mocho, acaso de Roberto Payró, cuando desfila el anecdotario festivo, casi picaresco, del jocundo intendente que recuperó la libertad. Hoy es reconocidamente superado, en materia recaudatoria, por quien lo sucedió. Acumula, pero con menor sobriedad.
O cuando se evoca la historia que el portal desmiente. Que certifica que nunca ocurrió. Alude a la mujer fuerte que sorprende a su varón, aún más fuerte, en grotesca actitud de recibir. Pero con un coraje rescatable y -cabe consignarlo- viril.
Carolina Mantegari
Consultora Oximoron/Redacción final
para JorgeAsisDigital.com
permitida la reproducción sin citar la fuente.
Posted on 10:14 | Categories:

La chaya del poder

Relevamiento Federal, La Rioja: Operativo Clamor. La re reelección de Luis Beder Herrera.

La chaya del podersobre Informe de Consultora Oximoron
escribe Oberdán Rocamora
especial para JorgeAsísDigital
La Rioja, especial
“Si no es él, ¿quién?”, dijo el senador Carlos Menem.
“Él” es el hegemónico gobernador Luis Beder Herrera. Carga con dos períodos y carece de derecho a un tercero.
Reproduce en La Rioja las claves del caudillismo cultural. Se reproduce la constancia del Operativo Clamor, a los efectos que Beder acepte ir por la re reelección. Después de todo siempre puede plantearse una reforma constitucional.
“La Rioja lo merece y Beder merece quedarse cuatro años más”, confirma la Garganta.
Sentimiento que expresa la diputada Teresa Madera. Es el tema clavado de conversación en las mesas de la confitería del hotel Naindo. O en el histórico Plaza.
Para colmo se llega a la literaria conclusión que es el propio Beder quien impulsa el operativo re reelección, que en simultáneo niega.
Y cuanto más lo niega, en la chaya riojana del poder prospera más la necesidad de que Beder permanezca. Y que acepte -para alegría de los riojanos agradecidos- el sacrificio de gobernarlos.
Conste que Beder Herrera, El Eduardista, en materia de manejo total del poder, superó a Carlos Menem. Domina los cuatro poderes. Los tres tradicionales, los manejables, más la prensa, el poder más indomable.
La chaya del poderDe todos modos, en la última elección legislativa, el invencible Beder por poco pierde con Julio Martínez, el diputado radical. Le ganó apenas por 700 votos.
Para la ocasión, Martínez contó con el apoyo del peronista Ricardo Quintela, el intendente de La Rioja capital, que tiene la asignatura pendiente de la gobernación.
Hoy los bederistas degradan a Quintela por haberlo apoyado al radical. Aunque en realidad Quintela apoyó a Ismael Bordagaray, intendente de Famatina que despunta como el hombre de Sergio Massa en la provincia. Una cucarda que Bordagaray comparte con Jorge Yoma, siempre presente en la chaya para mojar. Y con el “yomista” Gustavo Minuzzi, de Aimogasta. Es el intendente que cuenta con la viceintendente más codiciada. Anahí Ceballos, La Reina del Olivo.
Trasciende que Bordagaray se diferencia de Beder por la cuestión de la minería “a cielo abierto”. Antes juntos proclamaban: “El Famatina no se toca”.
Beder y Bordagaray compartían la consigna cuando los canadienses de la Barrick se disponían a explotar las minas de oro.
La chaya del poderPero de pronto, acaso por un llamado trascendental, Beder cambió radicalmente de criterio. Suplantó a los canadienses por los chinos y se agravó el litigio con Bordagaray. Con ciertos daños colaterales. En adelante Beder no enviaría hacia Famatina el dinero que le correspondía. Y para juntar alguna moneda el intendente se dedicaba a organizar una kermesse.

Mojar, rociar

Mientras Beder rechaza la vedada postulación que sigilosamente impulsa, se expande la extraordinaria colección de bederistas que quieren mojar en la chaya. Se proyectan para sucederlo. Y comparativamente lo agigantan. Lícitos ambiciosos que se prenden en el festival, también quieren “mojar, rociar”, características del fenómeno cultural. Y continuar con las claves del modelo bederista, con la “piedra filosofal” de las SAPEM (ampliaremos si viene al caso).
Desde el vicegobernador Casas, hasta los ministros Bossetti, Saul, Rejal o Del Moral (sigue la lista). Se incorporan como complementos del trío de dirigentes que ocupa la centralidad. Con Beder siempre en primer lugar, inmanente y superior. Y por debajo los aliados que tal vez, al cierre del despacho, dejaron de serlo. El radical Martínez y el peronista Quintela. Inmersos, los dos, en la estrategia aún indefinida de la Franja de Massa.
Con la captación de Martínez, en La Batalla por los Radicales (cliquear), Massa parece imponerse a Mauricio Macri en La Rioja.
Aunque Macri, al contrario de Massa, aquí mantiene sus macricaputistas propios. El PRO Rioja con Daniela Herrera, la hija de don Eligio.
Sin embargo Macri prefirió insistir en los lineamientos sustanciales de su política innovadora. Para impactar con la propuesta desopilante al técnico Ramón Díaz, el máximo ganador de la región.
La chaya del poderUn pícaro -Díaz- lo suficientemente adiestrado cómo para marearse con espejitos de colores. Al mejor estilo Hugo Franco, Díaz pudo decir: “No compro espejitos, los vendo”.
No conforme, obstinado en su filosofía, trasciende que Macri le propone la candidatura al folklorista Sergio Galleguillo. Un crack que sintoniza perfectamente con la lógica del poder, ya que se destaca como el Rey de la chaya popular, la real, la fiesta de la algarabía (ver video).

Baño María

Extendido en agradecimientos hacia Beder, dijo Menem “si no es él, ¿quién?”.
Entonces justamente aparece en la chaya Eduardo Menem, su hermano. Es quien fue precisamente el constructor de Beder como producto político.
Es el secreto que conservan todos los informados de La Rioja.
Como producto, debe aceptarse que Beder le salió a Eduardo demasiado bien.
“Se le fue la mano en el Baño María”, confirma la Garganta.
En los noventa, Eduardo lo protegía, lo avalaba, lo llevaba de la mano al Eduardista en alguno de los viajes por la Inter-Parlamentaria.
Le mostraba el funcionamiento del mundo. Le enseñaba a manejar los cubiertos. Lo educaba. Lo pulía.
La chaya del poderY al extinguirse la civilización menemista, Beder era vicegobernador de otro Maza, con zeta, El Didi.
Con relativa habilidad, ambos (Didi y Beder), en defensa propia, decidieron distanciarse del poder que concluía. Con el objetivo de reposicionarse con el nuevo poder.
“La Rioja, para pagar sueldos, siempre tiene que estar bien con el poder central”, confirma la Garganta.
Debe aceptarse que Didi Maza y Beder se excedieron con “el baño María” de la distancia. Dejaron de responderles, a los manchados de menemismo, hasta el teléfono.
Los sobrevivientes de la civilización menemista se hicieron entonces rápidamente kirchneristas convencidos.
Y en cuanto Beder logró desalojar de la gobernación a Maza, con un impecable golpe parlamentario, se dedicó a reproducir, en su feudo, el modelo kirchner-cristinista.
Y ahora ocurre que Eduardo Menem, aquel jefe protector que aún conserva la evocación del prestigio, decide probar suerte como gobernador.
Y a los efectos de contar con información fidedigna sobre el estado de las cuentas, Eduardo pidió, según nuestras fuentes, una audiencia institucional con el Señor Gobernador.
Después de la década larga, los compadres volverían a verse.
La chaya del poderSin embargo Beder no recibió, al antiguo jefe, en la Casa de Gobierno. Ni siquiera en la embajada de La Rioja en Buenos Aires.
Prefirió recibirlo en un hotel de la avenida Las Heras, donde el Señor Gobernador suele atender en la semana. Mientras, a través de los efectivos mensajes de texto, el caudillo conduce la provincia, y recibe los ecos del Operativo Clamor que fomenta y con firmeza rechaza.
Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 10:13 | Categories:

La peste de moral baja

Desde España y Portugal, hacia Brasil y Argentina.

La peste de moral bajasobre informe de Consultora Oximoron,
Redacción final Carolina Mantegari
especial para JorgeAsísDigital
“La corrupción acompaña al poder como la sombra al cuerpo”
Alejandro Nieto

Introducción
La Obra Pública, el Juego y Blanquita Amaro

La epidemia de transparencia ya hace estragos. Produce la transformación cultural y arrastra muchos presos.
En el espejo de España se refleja Portugal. Pero también Brasil.
La peste de moral baja, irremediablemente, hacia Argentina.
Para interpretar el grado de transparencia de un gobierno, Consultora Oximoron propone estudiar esta ecuación:
Obra Pública +/o El Juego +/o Blanquita Amaro (*)
Basta con los tres ítems. Se deja de lado la multiplicidad de otras vertientes.
La Obra Pública signa la metodología tradicional para la recaudación básica. Clasicismo insustituible de ladronzuelos perdonablemente básicos.
El Juego se consolida. Se extiende. Penetra estructuras transversales que enlazan a los opositores habilitados. Extensiones brutales, por décadas. Recaudación secreta para cómodos.
“Blanquita Amaro” representa la explotación del consagrado fenómeno del narcotráfico. El ítem más complejo y pernicioso de la ecuación. Con el complemento de la violencia y del daño social. Impregna a las fuerzas internas que debieran combatirlo.
Con recaudarse, para beneficio del gobernante, a través de uno solo de los tres ítems, por ejemplo el primero o el segundo, se está apestado, pero pasa. Es comprensible.
La peste de moral bajaCon recaudar con dos de los tres, el primero y el segundo, ya es relativamente grave, sancionable.
Con la explotación de los tres ítems conjuntos de la ecuación, el gobernante está perdido. Irrecuperablemente.
Osiris Alonso D’Amomio
Director Consultora Oximoron
(*) Cantante cubana de rumbas de los años 50 y 60. Se toma prestado su nombre por “la blanca”.
——————————————————————————————————————————–

El espejo de España

Conmueve ver ingresar en prisión a la cantante Isabel Pantoja. En Alcalá de Guadaira, Sevilla. Por lavado de dinero. La estrella quedó sepultada en el latrocinio, como consecuencia del mal amor.
Como Cristina de Borbón. La Infanta que sumerge a la nobleza en el escarnio. Por los horribles manejos, con los fondos públicos, del marido. Iñaki Urdangarain, atlético (y patán).
Su Majestad Juan Carlos, que tuvo muy poca suerte con sus yernos. En su momento, el monarca supo hacer la fortuna con sobriedad. Antes de derrapar con aquel elefante inofensivo, para colmo muerto, en un safari por Kenia. Juan Carlos supo pecar con el refinamiento y la distinción que generalmente faltan en los tiempos del facebook. En pleno estallido de las comunicaciones cuesta mantener un secreto, así sea sólo erótico. O preservar el sentido elegante de la discreción. Debió abdicar.
La peste de moral bajaAlteza Cristina, en cambio, enternece. Encantadora muchacha que supo ilustrarse en París. Aguda lectora de Azorín, de Ortega y hasta de Julián Marías. Hoy desgasta la dignidad real, entre juzgados. Otra historia de amor y billetes. Abundan.
En el desborde brutal de la Operación Púnica, los españoles en crisis extravían la capacidad de asombro. Previamente fueron fastidiados por los sobres de Bárcenas. La “Cadena de la felicidad” que acabó con el respeto hacia el Partido Popular. Colmaron de resentimiento a los indignados que subsisten con el subsidio del paro.
También fueron fastidiados con las trapisondas financieras de Jordi Pujol (que llegan hasta el puerto de Rosario). Salpicaron de banalidad hasta la discutible emancipación de Cataluña.
La peste de moralidad, que sacude a España, afecta también a Portugal. Consta que el ex primer ministro, Antonio Sócrates, el socialista moderno, en un regreso furtivo de París pasó desde el aeropuerto de Lisboa hasta el “Estabelecimento prisional de Évora”. Capital del Alentejo. Justamente en el alicaído país saudosista de Fernando Pessoa, impregnado de tristeza colectiva, maltratado por el estancamientos económico que incita a los recortes permanentes, a los efectos de satisfacer las líneas europeas que baja Alemania.
El portugués medio alteraba el pesimismo existencial con los detalles del exilio voluntario de Sócrates en París. La peste de moral bajaEn su departamento adquirido por tres millones de euros, nada excesivo en semejante ciudad.
Sócrates pretexta herencias familiares, pero nadie le cree.
En Rumania, basta con la inteligencia y el coraje de Laura Kovesi. Es la fiscal anticorrupción, para que caiga otro ex primer ministro, ministros en cantidad, encadenados en otras felicidades que hoy se condenan.

La delación

Mientras tanto Brasil se dispone a superar los índices de corrupción de los países BRICS. Arrecia la peste de transparencia que estaba pendiente desde los tiempos escatológicos del «mensalao».
Hoy los empresarios más poderosamente ricos comparten el patio común de la cárcel de Curitiba, aunque a distancia decorosa del delator desesperado por salvarse. El Turco Youssef.
En la declinación moral del país-continente, el motor del casi extinguido Mercosur, cuando se delata bien puede atemperarse la condena.
Por lo tanto los coimeros, que se suponían impunes, caen como moscas cansadas del verano. Para lanzarse, a su vez, sin exigencia de lealtad, a delatar.
Cuentan que a algunos delatores hay que pegarles, pero para que se callen.
La peste de moral bajaAl cierre del despacho se aguarda que no se delaten las oportunas estimulaciones que debieron depositarse en la Argentina. Entre la gallardía del festival de maletines, que el portal describe como “La marroquinería política”.
Maneras de la corrupción sistémica, estructural. Animada por los cretinos que capturaron el Estado para su propio beneficio. Representa el máximo rostro del fracaso de las democracias.

Aquí y ahora

“Robar no es para cualquiera”. Lo confirma Tadeo, protagonista de “Hombre de Gris”.
Para robar desde el poder no basta con la impunidad. Hay que contar con contadores competentes, eficaces abogados administrativistas. Ser menos brutal.
En Argentina proliferan diseños recaudatorios que superan con amplitud al emblemático David Marjaliza, alias Mórtimer. El español que arrastró decenas de poderosos transitorios, para convertirlos en presos. Comparado con nuestros pícaros delincuentes de segundo orden, Marjaliza es apenas un aficionado. Un novato.
Marjaliza distribuía las “cometas” y se quedaba con un miserable 3 por ciento. Un bebé. Los que supieron hacerla, aquí disfrutan del tratamiento de señores. Lo despojado, lo tienen en regla; lo mal habido a buen recaudo, perfectamente “encanutado”.
No son los rudimentarios de la magnitud de Lázaro, El Resucitado. Desde que se murió su Jefe, El Resucitado quedó sin conducción. Terminó entre imberbes inescrupulosos que le hicieron un daño irreparable a la heredera.
La peste de moral bajaLa Doctora tal vez sospechaba del fondo. Desconocía, según nuestras fuentes, las formas. Las cantidades. Legitima su asombro: “¡Para qué juntar tanto!”, cliquear.

Épica y delito

La Operación Púnica de España, como la Operación Lava Jato de Brasil, registra algunas similitudes con la Pasión Recaudatoria Nacional.
Signa la clave de la política contemporánea, la estrategia internacional. El anti imperialismo (preventivo) de La Doctora.
Cuesta unificar, en el fondo, la épica militante con el fenómeno delictivo.
Advertencia: no se trata de épica militante o delito.
Es -en simultáneo- militancia y delito. De aquí la complejidad del mecanismo que estalla.
El honesto que se juega aquí ampara al cretino que la lleva.
Desde la épica, los que no se llevaron monedas ofrendan la vida por los corruptos.
Juristas y comunicadores ponen los prestigios a la disposición del proceso recaudatorio.
El desgaste -concluye el Informe Oximoron- es inútil. Porque la peste de moralidad baja. Llega igual.
Entra, incluso, sin golpear la puerta.
Carolina Mantegari
Consultora Oximoron/Redacción final
para JorgeAsisDigital.com
permitida la reproducción sin citar la fuente.

Posted on 10:13 | Categories:

sábado, 22 de noviembre de 2014

Angustia de no saber

La Doctora desconoce detalles de los papeles que El Furia le hizo firmar.

Angustia de no saberescribe Bernardo Maldonado-Kohen
sobre informe de Consultora Oximoron,
especial para JorgeAsísDigital

Introducción
Poderes

El Ejecutivo está seriamente lacerado.
El cristinismo se sostiene con la prepotencia mayoritaria del Poder Legislativo.
La gran batalla política hoy se libra en el ámbito del Poder Judicial.
Pero La Doctora dista de temerle a la justicia local.
Preocupan los jueces de afuera.
La angustia de no saber qué más hay.
Existe el Efecto Pinochet.
Una suerte que el juez Garzón hoy sea “propia tropa”.
Osiris Alonso D’Amomio
Director Consultora Oximoron
——————————————————————————————————————————–
Con La Doctora físicamente vulnerable, debe constatarse que el Poder Ejecutivo está averiado.
Con el vicepresidente Amado Boudou, El Descuidista, que yace suspendido en el espacio. Pintado, de manera rupestre, en su despacho. Estampado políticamente junto con sus ambiciones, contra la pared.
El Clavel Inerte (cliquear) llegó al alucinante extremo de ser sustituido, en los actos oficiales, por Milton Capitanich, El Premier, hoy apenas El Locutor.
Fue en el triste festejo por el Día de la Soberanía Nacional. Con el fondo emocional del río y ya sin las escenografías majestuosas de Grossman.
Con sólo dos ministros fuertes. Kicillof, El Gótico, que adquiere la experiencia cara gracias a la gestión. Como si el ministerio fuera una pasantía. Un stage.
Y con Randazzo, El Loco de la Florería, que trafica una autonomía ilusoria mientras trata de obstaculizarlo a Scioli. El resto aplaude. Cobra, espera. Pero aplaude.
Angustia de no saberEn realidad, el país es manejado por el criterio de Máximo, En El Nombre del Hijo, que tiene el imperativo familiar de ponerse sensato. Por el sentido común de De Pedro, El Wado, más astuto de lo que aparenta. Y por el verso altivo de Kicillof.
Por su parte Zannini, El Cenador, simula influencias y cena. Víctima, también, del pozo generacional. Mientras lo tratan de maestro, lo pasan por encima. Le estimulan el berretín de creerse un estratega.
Para lo que hay que hacer, por la modestia del contexto, les alcanza. Es lo peor.
Sin embargo el cristinismo está sostenido, hoy, por El Poder Legislativo. Con la persuasión mayoritaria, sobre todo en Diputados.
En defensa propia, el bloque se encuentra en condiciones de sacar adelante cualquier verdura. Sin preocuparse en absoluto del juicio de la historia. Sólo a Pacho O’Donnell, que está afuera, le interesa maniobrar un poco con la historia. Para entenderla habrá que indagar en el periodismo, no sólo el artesanal.
El Legislativo entonces emerge como el pilar. Al amparo de la imagen favorable que conserva, aún, La Doctora, y que se consolida con el relato de su enfermedad.
Ante las dificultades estructurales de una oposición destartalada, que actúa como complemento y le permite, al cristinismo, estimular la empecinada utopía de quedarse.
Detrás del indeseable mascarón de proa de Daniel Scioli, el líder de la Línea Aire y Sol. Con la ideología del vitalismo, especialmente útil también para menoscabar la magnitud de las catástrofes con las que conviven.
Angustia de no saberPara Oximoron, la gran batalla política se libra en la justicia. En el Poder Judicial, mientras se aguarda la peste de transparencia, es donde el cristinismo se juega verdaderamente la vida. Sobre todo la libertad.
A través de los incendiarios exponentes de Justicia Legítima, congregación que orienta la señora Alejandra Gils Carbó, La Encubridora. Allí se inspiran en el lema “no pasarán”.
Los escépticos que abundan confirman que aquí no hay epidemia de transparencia que valga.
Que esto no es Brasil, y mucho menos es España.
Aquí, aquel que intente meterse con la pasión recaudatoria de nuestros ídolos, es apenas un vulgar conspirador. Instrumento de la “prensa concentrada”.
Gils Carbó actúa en perfecta sintonía con los lineamientos que suele bajar Julián Álvarez, El Soberbio de Lanús. Junto al multifacético, El Wado.
El Consejo de la Magistratura hoy lo preside Gabriela Vázquez, una jurista intachable que defiende al cristinismo con la misma convicción que defendía al menemismo. Puede certificarlo el doctor César Arias.
Hoy es un organismo -el Consejo de la Magistratura- que se transforma en el fuerte principal de resistencia judicial del Frente para la Victoria. Y que obtiene, en pleno descalabro, hasta el manejo total de la Caja. Desde donde podrán domesticar a la Suprema Corte, y sobre todo acotar las proyecciones de Lorenzetti.
De todos modos, no pueden evitar que la propia dinámica de la justicia funcione sola. Y que le brinde severos disgustos al cristinismo, aunque aún ni se imagina en retirada. Al contrario, alucina con la idea de permanecer.

Ciudad Kohinoor

Es perjudicial, para el stress de La Doctora, que la justicia se entrometa en los desastres seriales que heredó de Néstor, El Furia extinto, que se creía, según nuestras fuentes, inmortal.
Por ejemplo que la justicia se introduzca entre las catastróficas ingenuidades contables de los hoteles de El Calafate.
Angustia de no saberEs la Ciudad Kohinoor, tan serena como bella y espumosa. Donde los lugareños, siempre cargados de información, suelen invitar, a los visitantes calificados, al fastuoso recorrido del Corrup Tour.
Es el paseo del lavado ilustrativo, que se muestra al forastero como si se tratara de otra maravilla natural. Como el Lago Argentino, o Los Glaciares de más allá.
Serenella Cottani, que fuera una destacada columnista del Portal, supo participar del Corrup Tour acelerado. Le tomó 45 minutos (hay Corrup Tours de tres horas). Lo registró en Palos Blancos (cliquear).
“Desfilan los hoteles desérticos de cinco estrellas. Casi no tienen un turista pero figuran contablemente colmados”.

Stress. Cuestión de Estado

La Doctora debe evitar las recaídas. Como la que padeció en esta misma semana, según nuestras fuentes, el martes pasado, por la noche. Por suerte no trascendió.
Antes los funcionarios, para persistir, se colgaban del Vestidito Negro (cliquear). Ahora se encuentran dependientes de la magnitud del stress. Una cuestión de Estado.
La permanente sensación de angustia, en su caso, representa un obstáculo. Sobre todo cuando la angustia está tan fundamentada. Con bases sólidas. No existe medicamento eficaz que la regule.
Angustia de no saberEs la angustia de no saber. O por no saber.
La Doctora se atormenta por no saber qué más hay. Qué falta aparecer aún.
Significa no conocer con exactitud el grado de riesgo de los papeles que El Furia le hizo firmar. Cuando se dejaba conducir, y simpático le decía: “Firmá acá”.
De ningún modo La Doctora le teme a la justicia local. Mal que mal, con los jueces locales todo siempre puede arreglarse. El problema lo tiene afuera.
¿Quién puede llegar a un juez de Zurich o de Lyon? A la multiplicación de los Griesa.

Efecto Pinochet y Plan Garzón

La Doctora consultó, acerca de sus temores, con un prestigioso abogado que resultó sustancial, en el principio, para la épica del proyecto. Fue protagonista indirecto de un episodio tristemente involuntario. Lo escracharon mal, pero prefirió apartarse. Y recurrir a la sabiduría prudente del silencio.
A la pobre le saltan sociedades que no recuerda. Sociedades de las que no tiene la menor idea. Pero no se encuentra en condiciones de negar rotundamente que sean verdaderas.
Puede aparecer como socia de Lázaro, El Resucitado, en varias empresas de las que está -literalmente- en babia.
Por lo que trasciende, La Doctora se angustia por el Efecto Pinochet. Aunque esté en las antípodas de su ideología.
Angustia de no saberA Pinochet nadie iba a salpicarlo ni con una gota de vino tinto chileno, pero mientras estuviera en Chile. Bastó que el anciano viajara a Londres para que el juez Baltazar Garzón lo hiciera encerrar.
En el éxtasis del desconocimiento, y por la proliferación de empresas truchas que saltan con virulencia desde el norte, nadie puede asegurarle a La Doctora que, en cuanto deje de ser presidenta, y se digne a salir del país, algún juez no la detenga. Sin avisarle. En “inaudita parte”, digamos, en uso de la concepción técnica.
La idea de contratar al juez Garzón, maltratado en España, emerge como un arrebato de genialidad. Un sublime acto de estadista visionaria.
“Si le pasa algo afuera, ella quiere ser defendida por Garzón”, confirma la Garganta.
Contratarlo entonces al ex juez Garzón es como pagar un Plan Médico Preventivo. Como los que propone Médicus, Osde, por qué no Swiss Medical.
Bernardo Maldonado-Kohen
para JorgeAsisDigital.com
Posted on 12:24 | Categories: